miércoles, 16 de junio de 2010

Universo De Instrumentos Musicales


Quien no ha escuchado, pasado o visitado por el barrio San Diego, el cual como todos sabemos, se caracteriza por tener una gran variedad y alternativas cuando se trata de comprar libros, repuestos y bicicletas...
...Pero esto no es todo lo que encontramos ahí, hay que destacar y resaltar, que lo artístico también se hace presente en este barrio con la tienda de instrumentos musicales "Casa Amarilla"


Fundada en 1920 en la calle San Diego 128, debe su particular nombre al color de la fachada de su local original. Una tienda que ayuda al arte de la música, y que cuenta con una gran gama de instrumentos y variedad de marcas para todos los gustos.
En 1968, por remodelación de la calle Alonso Ovalle se trasladó a San Diego 140, donde hoy funciona su casa matriz.

Fuera de su conocida especialización en instrumentos musicales, Casa amarilla participó activamente en la publicación de textos musicales. Famosos eran los catálogos, de cobertura nacional, que ofrecían los distintos títulos de su colección, los cuales no sólo se limitaban a compositores clásicos, sino que incorporaban los éxitos del momento.

La primera sucursal se abrió en 1972 en la calle Estado, luego le seguirían otras ubicadas en Huérfanos, Providencia, Alto Las Condes, Plaza Vespucio, Viña del Mar y Plaza Oeste. Durante el segundo semestre del 2008, Casa Amarilla inicia sus operaciones en Zofri con miras a desarrollar los mercados de reexpedición, entre los que destaca, Bolivia, Perú y Paraguay. En febrero del 2009 se inaugura la sucursal de Crowne Plaza.


Instrumentos
Casa Amarilla distribuye en todas sus tiendas, todo un mundo de instrumentos musicales, ya sean; de viento, cuerda, percusión, accesorios, acordeones, amplificación y audio, encordados, escolares e infantiles, guitarras y bajos, instrumentos folclóricos, fundas y estuches, pianos y teclados. Para cada categoría de instrumento, Casa Amarilla ofrece alternativas profesionales y también productos orientados al amateur.






Inicialmente el hombre obtenía los sonidos golpeándose rítmicamente su propio cuerpo. Después golpeando troncos, luego usando piel de animal: había nacido el tambor. Así mismo, los cazadores notaron que el arco utilizado para lanzar flechas producía un agradable sonido, y al unir varias de estas cuerdas el sonido se enriqueció: se creó uno de los primeros instrumentos de cuerda.
Por último, al soplar a través de troncos huecos, caracoles marinos o cañas de bambú se dieron cuenta que se obtenían sonidos especiales: aparecían los instrumentos de viento. En resumen, para producir sonidos con instrumentos se han encontrado dos maneras: vibración de una cuerda (violín, guitarra, piano); y vibración de un sólido (platillo, tambor, métalo fono). En la actualidad, además existe todo un desarrollo electrónico cada vez más sofisticado.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada